Sushei Nagaoka

Ilustración de Sushei Nagaoka

Ilustración de Sushei Nagaoka

Si no recuerdo mal, tenía yo doce o trece años cuando un día, aburrido de ver una mala película de sobremesa de sábado se me dio por coger un tomo de una enciclopedia de fotografía que mi padre tenía en una estantería del salón de casa. Tomé uno cualquiera, al azar. No tenía yo muchas esperanzas puestas en que aquello me gustara, pero en aquel entonces solo había tres canales de televisión y si no te gustaba lo que emitían…hay amigo, o leías o bajabas a la calle a jugar.  Me senté y con el ruído de fondo de la televisión comencé a pasar desaforadamente las páginas hasta que después de un minuto algo me detuvo. Lo cierto es que cuando posé mis ojos sobre las imágenes impresas en aquel libro, sentía un cosquilleo especial en los dedos, y estos pasaron rápidamente las páginas intentando encontrar más fotografías como aquellas que había visto hacía escasamente unos segundo. He de decir en su momento no supe si realmente lo que estaba viendo eran dibujos o eran fotografías. Años más tarde cuando mi pasión por la fotografía, me llevó a cursar estudios relacionados con el mundo de la imagen volví a recuperar la vieja enciclopedia y esta vez no solo dediqué mi tiempo a contemplar las instantáneas, además comencé a leer el texto sobre el autor, Juan Aboli, del cual siento no poder poner ninguna muestra de su trabajo, a pesar de ser fantástico y maravilloso y ser alabado por los grandes maestros de la época. Este español había conseguido en los años 70 ese efecto tan pictórico que me había impresionado en mi niñez. ¡Eran fotografías pintadas y trabajadas con aerógrafo! Las manos perfectas, los patos surcando cielos verdeazulados, flores  de tonos anaranjados, y ese granulado que está presente en cada uno de las foto-láminas…

Hoy buscando información sobre fotógrafos japoneses, me encontré con algo bien distinto. Me topé con un ilustrador nipón de los años 70, es decir de la misma época de Juan Aboli, que influído por las películas de ciencia ficción de los años 1970 y 1980, decidió trasladas sus ideas y sus locuras a papel. Sushei Nagaoka ha realizado portadas de discos, anuncios publicitarios y carteles para películas. En una época en la que el photoshop y el retoque digital no existían, Nagaoka, convirtío el retoque en arte, sus dibujos unas veces con areógrafo y otras sin él. Es la prueba de que siempre se ha buscado de alguna mera la imagen perfecta y la armonía idónea que le den a la imagen final la ponentencia necesria.

Este japonés ha puesto en órbita viejos álbumes de Deep Purple, la Electric Light Orchestra, Earth, Wind & Fire,  Sun, o carteles para películas como Star Trek, con sus espectaculares dibujos de naves espaciales, seres extravagantes  sacados de películas de Serie B, o damas con el cabello al vuelo; vestidas de un blanco cegador, mientras un coche atraviesa un mundo más allá de la “Puerta de Tannhäuser“. No encontrareis aquí estética manga si es lo que buscáis. Pero, ¿Qué más da?, ¿a quién le importa? Lo bueno del arte es poder apreciarlo sin importar cánones y estéticas que cierran puertas a la mente. Nagaoka, supo abstraerse de todo lo que rodea el arte manga y llevar sus pinceles y su genio a otro tipo de dibujo en Japón.

Que agradable sorpresa poder comprobar que a miles de kilómetros de distancia, un japonés y un español, hacían algo bastante similar en una misma época: crear imágenes con personalidad y profundamente bellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s