Gigantes mosaicos multicolor

Tacones. Gigantes mosaicos multicolor.
Los caminantes huelen magnolias de
acero. Al caer el Sol, las voces sin brillo
recorren calles enceradas.
Abrir extrañas fronteras. Conducir por
corazones congelados. Perder el contacto
con las puestas de Sol. Tarjetas postales.
Demonios apilados en las escaleras de
mi casa. Flotar. Equilibrios imposibles.
Caminar. Cambiar. Inclinarse hacia atrás.
Despertar lentamente, bostezar brillantes
huellas. Cálido día en el que revolotea un
escuadrón de mariposas benevolentes.
Despejar el polvo de los ojos. Grandes
ciudades blancas a un millón de años luz.
La razón… tan opaca como mi paciencia.
La noche interior grita, exige dormir.
¿Estás escribiendo desde el corazón?
Desplomado y abatido, hundido bajo
espesas lunas flotantes… Incluso así,
incluso en su corazón, el diablo tiene que
conocer el nivel de mar.
Peligros, afanes, trampas. Fragmentos de
pupilas vidriosas señalan monocromos
puntos distantes. Leonado Sol. Confetis
de hormigón bajo los pies. Verbena
perezosa capturada en la mañana como
una fugitiva de la noche. La ciudad de los
egoístas convierten parabrisas en cines.
Atrapado en una caja. Intuir las flores que
caen de tu pelo. Sonrisa de oro y signos
de interrogación se ahogan en verdes
copas de café. Hablar como si los sentidos
fuesen sonido y materia. Modificar
estructuras. La realidad de un reflejo.
Permanecer bajo el antiguo cielo violáceo
y surcar la última y extraña sonrisa del
mundo. No hay besos entre los amantes lúcidos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s